Seleccionar página

El Palacio Episcopal de Astorga o, como es también conocido, el Palacio Gaudí, es uno de esos monumentos de visita obligada a la hora de planificar una estancia en Astorga, o en la provincia de León.
Adentrarnos entre sus muros bien merece la pena, si queremos convertirnos en circunstanciales viajeros temporales. Traspasar el rellano del impresionante edificio es billete suficiente para viajar al León más romático de la mano del gran arquitecto catalán Antoni Gaudí.

Quizás te resulte extraño leer un artículo como éste en la página de una empresa dedicada al montaje de tejados de pizarra y la cosa tiene su explicación. Hemos intervenido en las obras de reparación de la cubierta del Palacio Episcopal de Astorga durante el verano del año 2016.

Sirvan estas líneas, como aproximación al viajero de a pie de la experiencia que ofrece Astorga, para contactar con la arquitectura neogótica. Con la visión particular de un genio como Gaudí.

Antoni Gaudí

Sin ánimo de cansar al lector, hago una pequeña reseña sobre Antoni Gaudí, para ubicar el sentido de la obra y la época a la que pertenece.

Antoni Gaudí, nace en el pasado siglo XIX, el 25 de junio de 1852. Hay biografías que sitúan el lugar de nacimiento en Reus. Otras revisiones de su vida, fijan la localidad natalicia en Riudoms. Lo que sí es un hecho constatado es que recibió el bautismo en la ciudad de Reus.

Estudió arquitectura en Barcelona. Costeándose los estudios trabajando como delineante para varios estudios de arquitectura y de construcción. Durante esta etapa adquirió conocimientos sobre escultura, trabajo del vidrio, la cerámica y más ramas artesanales. Que le sirvieron como medio para plasmar, posterioremente, su peculiar concepto de arquitectura y la decoración. En la que él intervenía no sólo en la elaboración de la estructura arquitectónica, sino también en la de los elementos decorativos o anexos.

Su muerte fue fortuita y accidental. Falleció a los 73 años de edad. Un tranvía lo atropelló en Barcelona, muriendo tres días después en el hospital de la Santa Cruz de Barcelona, en un mal día de 10 de junio del año 1923.

Su obra, dividida en varias etapas creativas, la podemos encontrar, principalmente en Cataluña. Pero también hay joyas desperdigadas por diversos puntos de España.

Qué obras de Gaudí encontramos fuera de Cataluña

Son escasas las obras que encontramos fuera de su Cataluña natal. Tenemos tres edificios completos (con fachada) y el interior de una Catedral y un proyecto no llevado a cabo.

  • En la provincia de León encontramos el Palacio Arzobispal de Astorga, cuyo análisis nos ocupa. También tenemos a la casa Fernández y Andrés, llamada casa de Botines. Esta última, está en pleno centro de la capital leonesa. Las dos construcciones son de la fase neogótica del arquitecto.
  • En Cantabria, concretamente en Comillas, la Villa Quijano, conocida como El Capricho. Construída entre los años 1883 y 1885, pertenece a la época en la que la influencia oriental de Gaudí, marcaba su obra. Hablamos pues, de una obra perteneciente a su segunda etapa.
  • En Mallorca, Gaudí intervino en la ordenación arquitectónica del interior de la Catedral Basílica de Santa María durante los años 1903 a 1914. Realmente esto fue un encargo completo, no sólo de la reforma del interior de La Seo. Pero el fallecimiento del obispo Campins, que fue quien lo encargó, y discordancias con el contratista de la obra, hicieron imposible la finalización del proyecto por parte de Gaudí. De modo que sólo intervino en la ejecución del interior.
  • La siguiente obra, no existe. Pero sí consta un boceto de la misma. Las Misiones Católicas Franciscanas, fueron un encargo que hizo a Gaudí, Claudio López Bru. Debía construirlas en la entonces colonia marroquí española, concretamente en la ciudad de Tánger. El proyecto no se ejecutó, si bien Gaudí sí bocetó el proyecto que fue inspiración para obras posteriores.

Como todo creador, su obra se divide en diversos períodos. Indicadores de su evolución personal y artística. El fin de una etapa da paso a otra más creativa si cabe, para culminar con la plenitud de su sentido arquitectónico.

Angel del Palacio Episcopal de Astorga

Angel del Palacio Gaudí

Etapas creativas en la obra de Gaudí y obras más importantes

Las etapas de su obra son:

  • Etapa de inicio: una vez terminada la carrera. Tiene varias obras de mobiliario urbano como las farolas de la Plaza Real de Barcelona. Un proyecto para hacer varios kioskos en Barcelona de la empresa Girossi, que no se llevó a la práctica. Y el que se considera el pistoletazo de salida de su carrera, la Cooperativa de “La Obrera Matronense”
  • Orientalista. Inspirada en el arte oriental y el arte mudéjar y nazarí. Transcurre entre los años 1876 a 1900. Villa Quijano, de la que ya hemos hablado, pertenece a esta época. Otras obras son la Casa Vicens y el Palacio Güell. Como dato, comentar que es en esta época cuando es nombrado arquitecto de la Sagrada Familia
  • Neogótica. De esta etapa son el Palacio Arzobispal de Astorga, la casa Botines, los dos en León. El Colegio Teresiano o de las Teresianas, en Barcelona. El proyecto de las Misiones Católicas de Tánger, las bodegas Güell o la casa Bellesguard.
  • Naturalista u orgánica: aparecen los ornamentos de tipo vegetal en sus fachadas. Y tenemos joyas arquitectónicas como la Casa Calvet de la calle Caspe nº 48 en Barcelona.El Parque Güell. El portal de la casa Miralles. La Pedrera o casa Milá. Y la casa Batlló. Todas ellas en Barcelona.
  • La etapa final de su obra es una síntesis perfeccionista de toda su obra. Una revisión del concepto de arquitectura, que culmina en edificios como las Escuelas de la Sagrada Familia. En esta última etapa se dedicó casi por completo a su obra maestra, La Sagrada Familia.

Puestos en antecedentes sobre la genialidad creadora y la vida del autor del Palacio Gaudí, vamos a echar un vistazo a algunos detalles sobre esta construcción.

El Palacio Episcopal de Astorga y el estilo neogótico de Gaudí

El movimiento neogótico tiene su orígen en Gran Bretaña en el siglo XIX. Siendo una propuesta de revisión del arte gótico medieval. Monumentos como el conocido Big Ben Londinense, o el Parlamento de Londres, son exponentes de esta corriente.

Hablar de neogoticismo es hablar, también, del romanticismo de mediados del siglo XIX.

Antoni Gaudí no quedó ajeno a esta corriente. Y se inspiró en él para reconstruir el Palacio Episcopal de Astorga.

Digo que se inspiró, porque dada la genialidad del artista, lo adaptó a su particular visión de la arquitectura. Su aportación al estilo neogótico pasó por una revisión del mismo. Podríamos hablar de una particular reinterpretación o readaptación del concepto. Orientada a resolver lo que consideraba un estilo necesitado de perfeccionamiento.

Sea como fuere, nos regaló el llamado Palacio Gaudí en Astorga.

Entrada al Palacio Episcopal de Astorga

Palacio Episcopal de Astorga

Datos de interés sobre el Palacio Episcopal de Astorga

  • La obra llegó a Gaudí por mediación del obispo Joan Baptista Grau i Vallespinós. Amigo del arquitecto que ya conocía su obra. El encargo se realizó porque un incendio, acontecido en el año 1886, el día 23 de diciembre, arrasó a la antigua construcción que databa del siglo XII.
  • El Palacio Episcopal se construyó entre los años 1889 y 1915.
  • Gaudí no se trasladó en primera instancia a León para proyectar el edificio. Ocupado con varios proyectos, solicitó desde Cataluña dibujos y fotografías del emplazamiento y del entorno. Y así se proyectó el Palacio Episcopal de Astorga.
  • Aún cuando el proyecto no se hizo in situ, sí se trasladó a León hasta una decena de veces para controlar su ejecución.
  • Gaudí diseñó el edificio. Y también las vidrieras, los adornos de piedra y los de cerámica del interior del palacio.
  • No fue terminado por Gaudí. Fallecido el obispo Grau, diferencias de opinión con los miembros del Cabildo le hicieron abandonar el proyecto. Quedandando inconclusos el piso superior y la cubierta de pizarra.
  • Después del abandono por Antoni Gaudí, hubo un desfile de arquitectos. Que por circunstancias no terminaron el proyecto.
  • En 1905 se intentó, sin éxito, convencer al arquitecto catalán para que retomara la obra, pero éste declinó la oferta.
  • Ricardo García Guereta fue el último arquitecto del proyecto. Se hizo cargo de él entre los años 1907 y 1915. Terminó piso superior y cubierta. Acabó la obra siguiendo el bocetado de Gaudí.  Pero revisando la idea desde un punto de vista más conservador.

Cuántas plantas tiene el Palacio Episcopal de Astorga y qué podemos encontrar en ellas

El palacio es un edificio con tres plantas, un entresuelo y un sótano.

El aire medieval se acentúa a la máxima potencia en el sótano. Tiene una única estancia y en él encontramos el Museo Epigráfico.

La planta baja nos ofrece el vestíbulo con una escalera alta. La secretaría y otras dependencias administrativas, y residenciales.

La primera planta. Es la planta principal del edificio. Nos ofrece la capilla. Un vestíbulo que organiza el paso hacia el resto de estancias. el Salón del Trono y las estancias del obispo, destacando el comedor.

El entresuelo estaba destinado a vivienda del personal de servicio y del asistente del obispo.

La última planta era un desván, y también en ella estaba la biblioteca del obispo.

El edificio queda rematado por la cubierta a dos aguas.

El Museo de los Caminos

Una de las visitas culturales que podemos hacer dentro del Palacio Arzobispal es la de este museo. La temática del mismo es la del Camino de Santiago y en él se encuentran piezas de diversa índole como tallas, piezas de orfebres y objetos arqueológicos.

El museo está estructurado entre las diversas plantas del edificio.

En el sótano encontramos el Museo Epigráfico.

La planta baja tiene 5 salas:

  1. Sala de los remotos orígenes cristianos.
  2. La capital y el testimonio.
  3. Las comarcas y arciprestasgos.
  4. Religiosidad popular.
  5. El camino tras la huella de Santiago.

La primera planta está dedicada a Gaudí, el edificio y a otros autores.

La última planta del Museo de los Caminos se destina a diversas exposiciones de caracter temporal.

Y hasta aquí llega un artículo que espero pueda ser de utilidad a viajeros, amantes del romanticismo decimonónico y demás curiosos que alguna vez hayan pensado, o estén pensando, hacer una visita a Astorga.

Estas líneas han sido editadas por Nina Yáñez.