Seleccionar página

Después de hacer una reforma ya sea del exterior o el interior de la casa siempre se presenta la misma pregunta: ¿Cómo decoro el espacio reformado? La historia puede complicarse cuando hablamos de reparar tejados de pizarra.

Has podido empezar la obra con un retejado sin importancia, y, con los consabidos “poyaques” has acabado abriendo ventanales que van a solucionar de una vez por todas esas ansias de luz que te aquejan cuando subes a la planta alta. Cuando tu cubierta queda terminada y libre de anclajes de seguridad sabes que llega la hora de empezar a decorar.

La habitual inclinación de los tejados hace que reconvertir esa buhardilla en algo medianamente habitable sea, cuanto menos, difícil de abordar.

Decoración de buhardillas o cómo optimizar el espacio

Lo primero, hay que ser realistas. Pondera los metros con los que cuentas. No pretendas meter un palacio en un trastero.

Lo segundo. Tengas mucha o poca cabida,  la nueva zona puede ser más que útil para crear zonas de desahogo de la vivienda, o incluso una habitación principal de diseño.

En este artículo te muestro 6 ideas que seguro vas a querer llevar a la práctica. No es cuestión de que copies sofá por sofá la distribución del espacio, sino que, según la regla que ya hemos mencionado de la ponderación realista de lo que es el espacio de tu ático, puedas adaptar los estilos.

Vamos con la primera opción:

1. Un dormitorio principal en el tejado

Sí, has leído bien.

La zona alta del tejado puede ser un lugar idóneo para tener ese espacio mágico en el que descansar y olvidarse del resto del mundo (que está escaleras abajo).

Esta que suscribe sabe de lo que habla, porque tengo mi dormitorio en la buhardilla, y he de confesar que tiene su aquel el despertarse todas las mañanas contemplando esa suave inclinación que pende sobre tu cabeza.

dormitorio abuhardillado

Este, no es mi dormitorio. Pero tiene un aire. Espacio minimalista. Cabecero integrado con la pared. Y poco más. La estructura del tejado hace mucho por crear ambiente. Siendo prácticos, dependiendo del espacio que tengas, puedes introducir más o menos elementos decorativos o de utilidad en la escena.

Es importante tener un punto de luz natural en la estancia. Sin luz solar, esta no va a ser tu mejor opción.

Consejo: si la habitación es de dimesiones humildes, el color blanco de paredes, como el de esta propuesta, puede hacer que sientas que tu dormitorio es más amplio de lo que realmente es.

2. Decorar la buhardilla con un parque de juegos infantil

Es otra buena opción.

Coger los trastos de los peques y crear un parque infantil en la zona abuhardillada. Para ellos es importante sentir que tienen un espacio sólo para su disfrute, con el acceso restringido y la privacidad que pueden proporcionar unas buenas escaleras.

zona infantil de buhardilla

La inclinación del tejado de pizarra puede ser de mucha utilidad para diseñar una zona de juegos, porque nos permite colgar de la parte más elevada del techo algún columpio o balancín.

Es buena idea aprovechar la zona de pared con más altura y convertirla, en un espacio de escalada infantil.

Ya depende de ti, colocar el televisor. Aunque me temo que si optas por esta opción, no querrán salir de la cubierta.

Insisto en el uso, y abuso, del color blanco para las paredes, si el espacio es reducido. Si no te gusta el blanco, elige cualquier gama de color de tu preferencia, pero siempre usando el tono más claro posible.

3. La decoración de buhardillas como zona de trabajo

Esta es la opción inversa a la anterior. No subas a los niños a la planta alta. Sube tú.

La filosofía es la misma que la del dormitorio principal.

Aíslate del mundo y trabaja en un espacio personal hecho a tu medida, reduciendo al máximo las interferencias acústicas.

la oficina en la buhardilla

Como verás, todas las propuestas van orientadas hacia la misma dirección. Menos es más.

Luz natural y si no la hay, blanquea paredes, y evita elementos innecesarios. El uso de mobiliario color haya, combinado con el suelo del mismo tono, da un aspecto jovial a este despacho. Ten siempre presente que los suelos oscuros pueden empequeñecer la habitación sobre todo si hay poca luz y si el color de las parades no es el adecuado.

Cuidado con el mobiliario de oficina. Debes elegirlo siempre en función de las horas de trabajo para el que necesites esta zona de trabajo. No hay peor cosa que una silla incómoda para una jornada laboral de 8 horas.

4. El dormitorio de los niños en la cubierta

Un inciso. Si no tienes luz natural, olvida esta opción y la primera de dormitorio principal. La finalidad principal de esta ubicación, que es conseguir un estado de relajación y paz espiritual se consigue cuando tenemos ventanas que dejan pasar la claridad del día.

Si la habitación no tiene ventanas, y si tienes, otros espacios en tu casa que sí reciban luz natural, la decoración de buhardillas sólo es aconsejable como zona de dormitorio de invitados o anexos para situaciones ocasionales.

dormitorio  buhardilla

Este dormitorio que ves en la fotografía no es blanco. Pero el verde fosforito aporta una vitalidad con la que es difícil competir.

Como verás, se ha optado por una composición modular juvenil que cabe en casi cualquier espacio de reducidas dimensiones. Hay módulos de todos los gustos y colores para poder combinarlos según las dimensiones de la habitación.

5. Completa la decoración de buhardillas con un baño de altura

Construir un baño anexo a una habitación abuhardillada convierte tu planta alta en un apartamento con vida propia. 

La propuesta que aparece en la foto, lo acredita.

aseo en la buhardilla

No hago más comentarios sobre los tonos claros.

Y es indudable que en esta buhardilla sobra espacio. Pero podemos tomar la estructura del diseño como referencia para adaptarlo a nuestras necesitades en cuestión de metros.

6. Mi propia sala de juegos

Esto es lo más.

Ni despacho, ni dormitorio, ni baño.

Mi ordenador, mi tele y mi billar. ¿Qué más puedo pedir? En este caso, nos va a dar igual si entra más o menos luz solar.

billar en buhardilla

Cada uno es libre de compartir su espacio. Si optas por compartirlo, éste puede ser el lugar donde cierres muchas reuniones familiares y de amigos.

Tú decides si quieres subir todo el entramado informático y jugón de tu casa a la buhardilla, o si quieres darle vida como espacio de juegos atemporal, con su billar, su futbolín, su zona de juegos de mesa. O incluso añadir una buena biblioteca para oir cómo repiquetea la lluvia sobre el tejado de pizarra en las tardes lluviosas.

Creo que en este artículo hay varias propuestas interesantes que merecen ser tenidas en cuenta. Seguro que alguna te habrá sido de utilidad. Lo que está claro, es que la decoración de buhardillas admite múltiples variaciones, tantas, como habitantes tiene una casa.

Este es un artículo editado por Nina Yáñez.

SEO y copywriter en Conecta6.